LOS TEMPLARIOS EN TOLEDO

Existen dificultades documentales para situar la presencia del Temple en Toledo, así como en otras localizaciones de Castilla. Es tradición situar a los caballeros en el toledano barrio de San Miguel, y en otros tantos pueblos de la provincia, como apunta Luis Rodríguez Bausá en su excelente obra “Toledo insólito”. Este enclave de San Miguel aún conserva el misterio y el intrincado laberinto de calles y callejones que antaño hubo de tener, y no es complicado en alguna noche de invierno con la intensa niebla que abraza el peñón toledano, imaginarse a un grupo de caballeros templarios deambulando camino de sus casas, situadas por la zona.

Numerosas leyendas abrazan este breve espacio, muy próximo al Alcázar toledano y a escasos pasos de la Catedral, así como de conocidos y oscuros topónimos, como la “el callejón del Infierno”, el “callejón del Diablo”… También la presencia de subterráneos es intensa en esta zona, muy próximos (e incluso por debajo) de la Iglesia de San Miguel, asociada al Temple y que conserva la simbología de la Orden.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.