La Cruzada de Las Navas de Tolosa

Las Navas de Tolosa

La batalla de Las Navas de Tolosa, llamada  «batalla de Al-Uqab» o «Al-‘Iqāb» o Batalla de Úbeda. Que enfrentó el 16 de Julio de 1212 a un ejército aliado cristiano formado en gran parte por las tropas Castellanas de Alfonso VIII de Castilla, las aragonesas de Pedro II de Aragón y las navarras de Sancho VII de Navarra contra el ejército numéricamente superior del califa almohade Muhammad an-nasir en las inmediaciones de la localidad Jienense de Santa Elena.

Fue iniciativa de Alfonso VIII entablar una gran batalla contra los almohades tras haber sufrido la derrota de Alarcos en 1195. Para ello solicitó al Papa Inocencio III apoyo para favorecer la participación del resto de los reinos cristianos de la Península Ibérica, y la predicación de una cruzada por la cristiandad prometiendo el perdón de los pecados a los que lucharan en ella; todo ello con la intercesión del Arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada.  Saldada con victoria del bando cristiano, fue considerada por las relaciones de la batalla inmediatamente posteriores, las crónicas y gran parte de la historiografía como el punto culminante de la Reconquista y el inicio de la decadencia de la presencia musulmana en la península ibérica, aunque en la realidad histórica las consecuencias militares y estratégicas fueron limitadas, y la conquista del valle del Guadalquivir no se iniciaría hasta pasadas unas tres décadas.

Fuerzas Cristianas

Reino de Castilla

Corona de Aragón

Reino de Navarra

Ordenes Militares    

Santiago

Calatrava

Alcántara

Montesa

Temple y Hospitalarios

Voluntarios Occitanos

Voluntarios Leoneses

Voluntarios Portugueses

Comandantes Cristianos

Alfonso VIII de Castilla

Diego II de Haro

Jiménez de Rada

Pedro II de Aragón

Sancho VII de Navarra

Imperio Almohade

comandante Muhammad Al-Nasir

Antecedentes

Alfonso VIII de Castilla, concibió, posiblemente tras la pérdida del castillo de Salvatierra, que era una posición avanzada de la orden de Calatrava en territorio almohade, la idea de librar una batalla decisiva contra el emir almohade Muhammed Al-Nasir, llamado Miramamolín por las fuentes cristianas, por adaptación fonética de su sobrenombre de «Amir al-Mu’minin»,”Príncipe de los Creyentes’ en árabe. Para poder enfrentarse al Imperio almohade, rompió la tregua que mantenía hasta entonces con el mismo, procuró la colaboración de todos los reinos cristianos de la península ibérica y consiguió el apoyo de Pedro II  de Aragón y, con más dificultades, el de Sancho VII de Navarra, que tardó en incorporarse a la hueste.

Comenzó los preparativos en 1211, año en que comenzó a movilizar tropas y congregarlas en Toledo, que era el punto de reunión de todo el contingente. Además solicitó del papa Inocencio III la consideración Cruzada para recabar caballeros de toda Europa, especialmente de Francia . Para estos preparativos diplomáticos contó con el arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada.

Tras la derrota del rey castellano en la Batalla de Alarcos en 1195 Y  la caída del castillo de Salvatierra en (1211), que había tenido como consecuencia que los almohades empujaran la frontera hasta los Montes de Toledo, viendo Alfonso VIII amenazada la propia ciudad de Toledo y el valle del Tajo, el rey de Castilla quería resarcirse venciendo a los musulmanes en un combate decisivo y campal. Habiendo fraguado diferentes alianzas con Aragón y Navarra con la mediación del papa y de Jiménez de Rada, y roto las distintas treguas que mantenía con los almohades, se enfrentó en 1212 contra el califa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.